LA GUERRA DE TROYA (PARA REÍR)

Lo publiqué con anterioridad aquí (febrero de 2008) y aquí (mayo de 2007)

A continuación les inserto dos vídeos de un romancero carnavalesco sobre la Guerra de Troya, así podrán repasar con humor los principales acontecimientos de la inmortal Ilíada de Homero. La letra, por si no entienden algo, está después de los dos vídeos. Espero que los disfruten.

Ante ustedes me presento:/Buenas noches, soy Homero,/de los que viven del cuento/ éste de aquí fue el primero.

Me llaman el poeta ciego,/ que no se extrañe la gente,/ después de un whisky con hielo/ me pongo muy impertinente.

Soy famoso en Occidente / por la batalla de Troya,/ la conté divinamente,/ porque estuve allí en persona.

De la guerra y los desfiles/ guardaba un vago recuerdo,/ pero la he visto en el cine,/ y ahora sí que no me acuerdo.

No íbamos tan elegantes,/ no había tanta gente allí,/ la playa no era tan grande,/allí no estaba Brad Pitt.

Aquiles no era un portento,/ Aquiles era…normal,/ y Aquiles…, cuento al momento/ lo que sucedió en verdad.

Menelao, rey de los griegos,/ y Helena, su bella esposa/ dieron un festín palaciego,/una cenita amistosa.

Invitaron al evento/ al jefe de los troyanos,/ su enemigo hacía tiempo,/ el ambiente no era sano.

Mientras su esposo fardaba/ de armamento de alucine,/ Helena con sus esclavas/ se acercó por los jardines.

Allí conoció a un troyano,/ con su casco y su peñacho/ de esos que besan la mano,/ muy agradable el muchacho.

“Soy Paris, digno herededo [a alguien del público se le cae un vaso al suelo, y el narrador dice: “Cójanlo, cójanlo”]/¿podríamos dar un paseo?”/ Se la llevó de crucero/ por islas del Mar Egeo.

El marido de la hermosa,/ pronto recibió un papiro,/ un mensaje de su esposa:/ “Aún te quiero…como amigo”.

Menelao llamó furioso/ a Aquiles, Patroclo, Ulises/ que eran héroes musculosos/ y guapos como sanluises.

Se moría por combatir,/ y, usando razones necias,/ convenció a todo el país,/ le dio coba a toda Grecia.

No es sólo por mi mujer,/ invadiremos su estado/ para así echar del poder/ a un tirano que es muy malo.

Mandaré a la 6ª. flota,/ les ganaré en media hora,/ pero la historia fue otra/ frente a las puertas de Troya.

Actitud desafiante,/ en su estandarte advertí,/ un cayetano rampante/ y una leyenda [irreconocible].

“He venido desde Esparta,/ porque esa mujer es mía./ ¡Helenita, pa´ la casa,/ que no tengo todo el día!”

Salió Paris, el troyano,/ a su lado estaba Helena,/ cogiditos de la mano: imaginadse la escena.

Respondió en tono sumiso:/ “Yo seré Helena de Troya”./ Y firmó su compromiso/ dándole un beso en la…espada.

“No quisera ser injusta,/ aunque me encanta tu estoque,/ la que de verdad me gusta/ es la espada de Damocles.

La batalla era el remedio/ para liberar a Helena,/diez años duró el asedio:/ ¡fíjate si estaba buena!

Construimos la fortaleza,/ en la playa de nudistas,/ y, para tan alta empresa,/ me ofrecí de contratista.

Carpinteros, albañiles/ y mi propia comisión/ lo pagó el amigo Aquiles,/ que nos extendió un talón.

Mal viviendo en esa playa,/ diez años de resistencia,/ no acababa la batalla,/ se acababa la paciencia.

Menelao clamaba al cielo,/ “¡No consigo lo que quiero!/ ¡Zeus mío, cómo hecho de menos/ las croquetas del puchero!”

Se puso el casco, la espada/ y la armadura de cobre,/ una vez fue consumida,/ la última sopa de sobre.

“Paris, la guerra cruel/ para ambos es un suplicio,/ devúelveme a mi mujer,/ firmemos un armisticio”

Cuando escuchó en la ladera/ la respuesta de un cateto,/ comprendió que Troya entera/ le había perdido el respeto.

“Ya han pasado diez inviernos/ y Helena no se está quieta./ Menelao, tienes más cuernos/ que el Minotauro de Creta.

“Tengo que acabar con esto./ Lo arreglaremos luchando./ Nuestro Aquiles contra Héctor:/ un héroe por cada bando.”

Héctor saludó elegante,/ Aquiles lanzó de frente,/ y acertó a su contrincante,/ dándole en el bajo vientre.

Casi no nos enteramos,/ ¡qué breve fue la disputa/ entre Héctor, hijo de Príamo/ y Aquiles, hijo de…Tetis.

Sucedió lo más probable,/ porque nuestro campeón/ era todo invulnerable,/ todo menos el talón.

Si ahí le daban un flechazo,/ acababan con su vida,/ y se coló el mamonazo/ con dos sandalias de Adidas.

La [irreconocible] y sus tonterías,/ el talón al descubierto,/ al verlo no lo creía,/ yo me voy a cagar en sus muertos.

Paris desde la muralla/ cogió el arco de Artemisa,/ viendo el fin de la batalla/ el pueblo le metía prisa.

“Aciértale en el puntillo,/ en uno de los talones”./ “Anda, mira qué sencillo,/ dale tú con los cojones”.

Disparó bajo presión/ y, aunque parezca increíble,/ acertó en pleno tendón,/ a Aquiles el invencible.

Toda su fuerza al garete,/ por un pie, yo me lo explico,/ si me pisan el juanete,/ lloro como un niño chico.

Abatido junto al mar/ se oyó su último monólogo:/ “Cuando lleguéis a mi hogar,/ pedidme hora en el podólogo”.

Daban saltos de alegría,/ se las prometían felices,/ pero les sorprendería,/ toda la astucia de Ulises.

Ulises era un tío serio,/ de esos nobles de Itaca,/ que agudizan el ingenio/ cuando de joder se trata.

“Entraremos a por ellos,/ en algo…ande o no ande”./ Se acordó del refranero:/ “En un caballo muy grande”.

Sólo verán una jaca./ Celebrarán la victoria./ Le pondremos una placa,/ con una dedicatoria.

La placa decía, en resumen:/ “Con cariño va un regalo/ para el pueblo que presume/ de afición por el caballo.

Escondido en esa mole,/ apiñado con mi gente,/ no me aguanté y dije:/ “¡Olé, olé, vámonos, valientes!”

Por fin entramos en Troya,/ no importó la manera,/ yo iba dentro de la polla/ del caballo de madera.

Hasta la noche esperamos/ y cuando todos dormían,/ salimos y los matamos,/ derrochando valentía.

Un paraje desolado,/ cien mil víctimas mortales,/ que engrosaron el listado/ de daños colaterales.

No quedó en pie un solo muro,/ ni una piedra, desde luego/ les dimos bien por el culo,/ de esos sabemos los griegos.

El gran caballo incendiado,/ sentí una pena muy honda./ “¡Con lo que bien que habría quedado/ en medio de una rotonda!”

Regresamos a las naves/ cuando subió la marea./ Por si alguien no lo sabe,/ la vuelta fue una odisea.

[Hace el toque de una trompeta] Me llaman, ese es el toque,/ me reclaman con trompetas:/ “¡Ulises, no te `sofocles´,/ que me quedan tres cuartetas”.

No soy griego ni espartano,/ no pertenezco a esa casta,/ en verdad soy gaditano,/ vivo en la calle Sagasta.

Cuanto dije aquí es mentira,/ todo esto fue una estafa,/ ¿cuándo se ha visto en la vida/ a un espartano con gafas?

Aunque hablé sobre el pasado,/ la guerra es una desgracia/ y el cuento no ha terminado./ Buenas noches, muchas gracias.

 

Anuncios

13 pensamientos en “LA GUERRA DE TROYA (PARA REÍR)

  1. Hola. Jajaja el vídeo está guapísimo… Profe deberías de subir más. Saludos, Emilio.

  2. Me alegro mucho, Emilio, de que hayas pasado un buen rato viendo los vídeos. Yo me río mucho siempre que los veo. Un saludo.

  3. hola Ricardo tengo un problema al grabar el movie maker. Yo seguí tus instrucciones pero me dice que no es posible porqque está muy lleno la memoria o haz eliminado los contenidos del proyecto…
    Entonces yo lo miré y no sé q hago???

  4. Minerva, no sé exactamante cuál es tu problema. Tendrías que explicármelo con mayor detalle. Estaré conectado un par de horas. Un saludo.

  5. Hola de nuevo, Minerva. Emilio me ha ayudado. Parece que a él le pasaba lo mismo. El problema, al parecer, es que los vídeos que se insertan deben de estar en formato .avi. Tendrías que coger los vídeos y convertirlos a este formato para después poderlos insertar. Si te falta tiempo, puedes eliminar los vídeos insertados y presentármelos aparte. Un saludo.

  6. muchas gracias si yo también pensaba q era eso pero tengo otro problema q no tengo el programa para convertir los formatos y he intentado ir a descargarmelo en youtobe pero no encuentro la misma página así q yo el jueves le entrego el video sin los cortometrajes y el lunes le entrego el trabajo completo aunque necesito el programas para convertir. Graciass!!!

  7. si es verdad lo acabo de comprobar;entonces yo mañan le entrego el video sin los cortometrajes y usted me da la página para descargarme el programa para convertir los videos porque en youtube no me aperecen de nuevo y el lunes le entrego el traabjo completo .Gracias!!!

  8. Amigo Ricardo:

    Es una idea buenísima la de mantenerte en contacto con tus alumnos a través de internet, si yo hubiera tenido a mi alcance una herramienta así cuando estudiaba, seguro que me hubiese interesado más por muchas de las asignaturas que estudié.

    Por otro lado, existe otro romancero relacionado con la mitología, es el Romancero de Baco y es realmente gracioso. Te pogo aquí el enlace por si lo quieres incluir en tu blog:

    Gracias por aportar y saludos!

  9. Pingback: AUTOBIOGRAFÍA DE BACO CON MUCHA GUASA « HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

  10. No sé quién es el autor del romancero de Troya, pero le felicito desde aquí. Lo vi en directo unos Carnavales de Cai y no pude dejar de reírme. Genial es poco. Me llevé dos libretos. Uno se me perdió en una mudanza y el otro lo presté y me lo perdieron. Menos mal que existe Google y era fácil teclear un par de frases (me sé la mitá de memoria). Feliz de haberlo recuperado. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s